martes, 24 de enero de 2012

Entrevista sobre ley SOPA y el cierre de Megaupload

Comparto con ustedes la entrevista que en el dia de hoy me hicieron en el programa Despiértate y anda en Radio Versión Noticias, de la ciudad de General Roca en la provincia de Rio Negro, sobre el tema de la ley SOPA, el cierre de Megaupload y las posibles consecuencias en sitios como Cuevana y Taringa!

video

viernes, 20 de enero de 2012

El cierre de Megaupload ¿Un anticipo de lo que se viene?

En el día de ayer, el mundo se vio sorprendido cuando el gobierno estadounidense a través del FBI procedió al cierre del sitio de intercambios de archivos Megaupload, acusando a siete de sus integrantes (y arrestando a cuatro de ellos) de conspiración para cometer crímenes, lavado de dinero asi como por facilitar la violación de los derechos de propiedad intelectual (lo que conocemos coloquialmente como piratería online) lo cual le costó a los poseedores de los DPI la suma de 500 millones de dólares.

Es legítimamente válido que quienes detenten los DPI de obras artísticas, musicales, programas de computación o cualesquiera otras hagan valer tales derechos de acuerdo a lo que las leyes prescriben. Las leyes que protegen la propiedad intelectual están para ser respetadas. Pero ello no otorga a un estado a avasallar otros derechos legítimos, tan válidos como los citados. El intercambio de archivos por medios electrónicos es una actividad lícita. No lo es que algunos usuarios de tales servicios intercambien archivos de los cuales no son titulares de sus derechos. Entonces, es tarea de los estados, a través de sus poderes, investigar y juzgar tales conductas, de acuerdo a la legislación que corresponda, condenando a los responsables. El cierre total del sitio no parece ser la mejor respuesta. En una analogía con el mundo "real", imaginemos que un grupo de personas se dedicara a guardar autos robados en un garage abierto a todo público. La policía allana el lugar, detiene a los malvivientes y procede a cerrar definitivamente el lugar, impidiendo que los legítimos propietarios de los demás vehículos accedan a retirar los mismos. ¿Inconcebible? Pues bien, esto es lo que hoy sucedió con Megaupload.

El cierre de Megaupload lleva inevitablemente a hacernos algunas preguntas: ¿Como recuperarán los usuarios los archivos subidos al sitio? ¿Quien y de que manera responderá civilmente por los eventuales daños y perjuicios que sufrieron los legítimos usuarios? ¿Tendrían que ir a litigar a un tribunal estadounidense? ¿Que sucede con la razonable expectativa de privacidad respecto de sus datos? O lo que es quizás mas grave ¿hasta que punto este tipo de acciones puede dañar la confianza que personas y empresas tienen sobre los servicios de la red, puntualmente en el cloud computing?

Demasiadas preguntas y por ahora muy pocas respuestas. En nuestra opinión actitudes como estas resultan gravísimas y de consecuencias impredecibles (al momento de escribir estas líneas, el grupo de hackers conocido como Anonymous se encuentra atacando sitios gubernamentales y de la industria del entretenimiento de los EEUU), no solo por lo dicho sino también porque se pueden jugar cuestiones tales como la libertad de expresión y el derecho a la libre circulación de información. Queda entonces cada vez mas claro que la solución debe partir de consensos entre los majors de esta historia, es decir, entre los productores de contenidos, la industria de la TI y los gobiernos en representación de sus ciudadanos en tanto usuarios de la Red; acuerdos que se reflejen en leyes que permitan compensar y balancear los intereses de todas las partes involucradas. De seguir con este juego del gato y el ratón, todos perderemos y nadie saldrá ganando.